EL ANTIGUO EGIPTO

1.El antiguo Egipto se extendía más allá del costado Nor-Oeste de África a una isla completamente sumergida actualmente. Las primeras cinco dinastías cuya memoria se pierde en las centurias pertenecían íntegramente a la raza Atlante y eran, por eso, de origen Semita.    

2.Vencidos estos antiguos Atlantes por la nueva raza, los primitivos Arios Semitas negros, fue Egipto la cuna de la segunda subraza Ario-Semita, que pobló la parte Sud del Egipto actual, después que el viejo Egipto Atlante fue sepultado en el océano.

3.La antigua leyenda egipcia recuerda este gran diluvio cuando asegura que el Rey Menes torció el curso del río Nilo, para edificar en la nueva orilla la ciudad de Menfis.

4.De allí que la religión egipcia fue la que más relaciones y parecidos tuvo con la Sabiduría Atlante, y con los secretos Divinos e Iniciáticos del continente perdido.

5.Las ciencias del Egipto, que han construido obras que aún asombran al mundo, han sido perdidas y ocultas porque pertenecían a la Escuela Sacerdotal de los Egipcios Atlantes, las cuales habían aprendido por herencia los Egipcios Faraónicos.

6.La costumbre de poner al Faraón por encima de los sacerdotes, a la inversa de lo que hicieron los Brahmanes Hindúes, demuestra cuán arraigado estaba en el pueblo el recuerdo de los Grandes Reyes primitivos del tiempo de la Gran Lucha, que eran a un mismo tiempo Sacerdotes Videntes y Reyes Iniciáticos.

7.La religión egipcia se funda esencialmente sobre este concepto: un reino humano y poderoso, imagen del Reino Divino y Superior.

8.El Faraón, el Rey, el dirigente absoluto de todos los habitantes del gran territorio, es el poder único, la voz primera, una verdadera imagen de Dios. Dispone de la vida y de la muerte; es el Rey verdadero, protector de su gente; es el Sacerdote único, intermediario entre la tierra y el cielo. No hay otro sobre él, no hay otro más que él.

9.El no sólo tenía a su disposición el ejército, sino también a todo el Colegio Sacerdotal; mejor dicho, el ejército era la fuerza humana del Faraón y la casta sacerdotal, su fuerza divina.

10.Un Faraón no era solamente el Marte de la guerra, sino también el Supremo Oráculo del Templo.

11.En esta imagen del Rey Iniciado de Egipto está condensado todo el poder de esta raza que cruzará los milenios impávida y altiva, sin ser derrotada hasta que haya cumplido su misión y aprendido toda la experiencia que le era necesaria.

12.La vastedad del Reino Egipcio no era causa para que no fuera bien reglamentado y dirigido. Este pueblo, que veía en su Faraón la expresión de un Dios, no dejó por eso de divinizar a la naturaleza y a las fuerzas que de ella emanan; y como era un pueblo netamente campesino y agricultor divinizó a la tierra y a sus frutos, al sol y a las estrellas, y sobre todo, al caudaloso Nilo, el gran río que les podía proporcionar abundante cosecha, o abandonarlos sin pan.

13.Este río fue tan divinizado que se reputaba sacrilegio intentar averiguar el lugar de su nacimiento, pues la leyenda rezaba que el manantial de él estaba en el cielo, en el seno de la divinidad.

14.Este pueblo sencillo y trabajador, que no tenía más religión que los impulsos del alma y las manifestaciones naturales que lo rodeaban, y que no tenía más potestad que la de su rey, luchó intensamente contra los Arios que querían arrebatarle su suelo, y contra los Arios Semitas que salieron de su seno y se independizaron, como ser los Israelitas y los Asirios.

15.Además, en los albores de esta raza, tuvo ella que luchar contra los últimos Egipcios Atlantes que se oponían violentamente a la formación de este nuevo tipo de hombre. Ellos, guiados por sus Divinos Instructores, la primera dinastía faraónica, pudieron depurar su raza y su Divina Religión ya que alrededor de ella, que dominaba como fuerte árbol, brotaron las flores de las formas de la humana Religión Aria.

16.Las dinastías de los Faraones Egipcios se dividen del siguiente modo:

I y II: Thinitas;

III a X: Menfitas;

XI a XX: Tebanas;

XXI a XXX: Saitas.

La religión egipcia fue la que más relación y parecido tuvo con la Sabiduría Atlante.

Dioses Egipcios

1.El recuerdo de la Divina Religión Atlante, fomentó entre los Egipcios el culto a los dioses solares: Ra (el Sol), Atonu (el dios Solar), Shour y Anuri Amon (dioses de los días).

2.El recuerdo de los Grandes Instructores, de los Divinos Iniciados que habían guiado a ese pueblo, inspiró a los dioses de los muertos: Sokaris, Osiris, Isis, Anubis y Neftis, son sus exponentes. Pero el culto de la naturaleza característica de la nueva Raza Aria, crea los dioses de los elementos: Gabú (la Tierra), Nuit (el Cielo), Nu (el agua primordial), Hapi (el Nilo).

3.Estos dioses elementales se transforman de generación en generación, cambian y viven como los hombres; son adorados en una comarca y abandonados en otra, casi como si tuvieran vida humana. Pero, los dioses de los muertos son los que más profundamente estuvieron arraigados en el corazón de los egipcios desde su Gran Rey Iniciado Menes.

4.Osiris, el Señor de la Muerte, recibe el alma con sus cuarenta y dos jueces infernales, mientras el corazón del muerto habla en pro o en contra de sí mismo. Isis es su esposa, imagen de la Velada Madre; es también símbolo de la Luna, reina de la muerte.

5.Osiris es el Bien, pero lucha constantemente contra Sit-Tifón, imagen del Mal. Osiris es vencido por Sit-Tifón, es despedazado y sus miembros mutilados arrojados al Nilo; pero su esposa Isis, dolorosamente, busca esos mutilados miembros en el agua, los junta y llora sobre el cadáver del Dios muerto y sacrificado por el bien.

6.De ese cuerpo mutilado surgirá el libertador; nace un casto niño, Horus, que vencerá definitivamente a Sit-Tifón.

7.En el antiguo Egipto, cuando se conmemoraban los misterios de Osiris, se hacían grandes fiestas, se velaba el cuerpo del Dios muerto, se revestía la imagen de Isis con negros velos; pero cuando resucitaba El en Horus, toda era fiesta y alegría. Se menciona esta ceremonia para que se comprenda de donde fueron copiados los misterios cristianos, el dolor de la Pasión y la Dolorosa, y el regocijo de la Resurrección y del Nacimiento.

8. Los dioses solares no eran considerados supremos en todas las regiones, sino, cada región tenía su dios predominante.

9.En Denderah se adoraba a Hathor, en Sais a Nit, en el Kab a Nekhabit y en Elefantina a Harmakis.

10.Los dioses de Egipto tuvieron templos maravillosos en Menfis, en Tebas, en Elefantina, edificados todos ellos sobre las riberas del Nilo; aún pueden verse las ruinas de Karnac, Denderah, Edfú y Philae.

11.En donde se ve la magnificencia del recuerdo religioso del Egipto es en la Esfinge de Gizeh, en las pirámides milenarias que son a un tiempo tumbas funerarias, templos de veneración a los antepasados, cámaras iniciáticas y libros de piedras sobre las cuales está escrita la ciencia del Universo.

12.Hermes Trimegisto, el tres veces sabio, es la imagen divina sobre la tierra de un Dios.

13.En todas las Religiones Arias, se encuentra este hombre Uno entre todos, que es venerado por la posteridad como una Divina Encarnación.

14.El concepto de la Trinidad no falta en la religión egipcia, pero siempre con el aspecto de la constitución de una familia Divina.

15.Osiris e Isis, engendran a Horus; Ftah, dios masculino y Sokhit, diosa femenina, dan vida a Nefertunus.

16.Sobre todas las tumbas de este antiguo pueblo, se encuentran estas tres cabezas divinas entrelazadas.

17.Los grandes libros de esta religión, cuidadosamente guardados por los sacerdotes, de centuria en centuria, poseedores de todos los secretos de la sabiduría Atlante, fueron completamente destruidos por los sacerdotes para que no fueran entregados a los profanos. Algún texto oral transcripto existía en la Biblioteca de Alejandría, pero las llamas destruyeron para siempre ese tesoro; únicamente se conoce algún fragmento, mal transmitido del Libro de los Muertos y del Gran Kibalión.

18.Los Egipcios tenían una idea exacta de la existencia del cuerpo astral y lo llamaban el doble del hombre o Ka; de allí el gran culto que tuvieron a los muertos y su arte de embalsamar tan bellamente que nadie ha sabido copiar. Ellos procuraban conservar la apariencia del cuerpo físico para que el ser, al volver a renacer, tomara el mismo aspecto de la vida anterior.

19.Decían que el Ka o cuerpo doble era una imagen sutil, reproducción de la física, que envolvía el alma que ellos llamaban Khu y que emitía sutiles radiaciones y fosforescencias.

Del libro "Religiones comparadas" de Santiago Bovisio

 

 

Volver a página principal de www.argemto.com.ar
La mayor recopilacion de profecias sobre el pasado, presente y futuro de paises y el mundo, temas relacionados, ciencias, políticas, alquimia.

 

FOTOGRAFÍAS RELACIONADAS
"Una imagen vale mas que mil palabras"

El rey Menes y comienza la dinastía faraónica 

 

 

 

 

Fotografia de Río Nilo 

 

Mapa del nilo y la cultura Egipcia 

 

 

 

 

 

Free counter and web stats