EL VUELO DEL ALMIRANTE RICHARD BYRDS

Ingreso a la tierra hueca

                   

El Almirante Byrds dijo, en Febrero 1947 antes de su vuelo al Polo Norte, "Me gustaría ver aquella tierra más allá del Polo. Esa área más allá del Polo es el centro del gran desconocido". 

En Febrero 19, 1947, el Admirante Richard E. Byrd dejó la Base de Campamento en el Ártico y voló hacia el norte. ¿Qué ocurrió en ese vuelo?
Todo lo que necesites solo buscalo aqui !!




Y lo encontraras !!
 

 

"Durante su vuelo al Ártico de 1,700 millas MÁS ALLÁ del Polo Norte informó por radio que vio por debajo de él, no hielo y nieve, sino áreas de tierra que consistían en montañas, bosques, vegetación verde, lagos y ríos, y en el yuyal abajo vio un extraño animal semejante al mamut..." "Por años persistieron los rumores que en su vuelo histórico al Polo Norte Admirante Byrd voló más allá del Polo hacia una apertura que conducía dentro de la Tierra. Allí encontró a seres avanzados que tenían un soberano mensaje para que él entregara a la humanidad del Mundo de la Superficie."

"Al regresar Byrd a Washington, el 11 de marzo de 1947, fue entrevistado perentoriamente por las fuerzas de máxima seguridad y por un equipo médico. Nuestro gobierno lo tildó de lunático y lo mantuvo drogado y encerrado en un asilo por interés de la seguridad nacional" ¡Aquí, desde el diario y bitácora secreta del Admirante Byrd, está el mensaje que debió haberse escuchado hace 56 años!

Extracto de Un Vuelo a la Tierra Más Allá del Polo Norte

Mapa de la tierra hueca

 

"Le doy la bienvenida a nuestros dominios, Almirante." Veo un hombre con rasgos delicados y el rastro de los años sobre su rostro. Está sentado en una mesa larga. Me señala para que me siente en una de las sillas. Después de sentarme, coloca las puntas de sus dedos juntas y sonríe. Habla suavemente una vez mas y transmite lo siguiente: "Le hemos permitido entrar aquí porque usted es de carácter noble y bien conocido en el Mundo de la Superficie, Admirante." "¡Mundo de la Superficie!" Casi murmuro sin aliento. "Si," el Maestro responde con una sonrisa, "usted está en los dominios de los Arianni, el Mundo Interno de la Tierra. No demoraremos mucho su misión, y será escoltado a salvo a la superficie y una distancia más allá. Pero ahora, Almirante, le diré porque ha sido llamado aquí. Nuestro interés comienza justo después de que su raza detonó la primer bomba atómica sobre Hiroshima y Nagasaki, en Japón. Fue en ese momento alarmante que enviamos nuestras máquinas voladoras, las Flugelrads, a su mundo de superficie para investigar lo que había hecho su raza. Eso es, por supuesto, historia pasada ahora, mi querido Admirante, pero debo continuar. Verá, jamás hemos interferido antes en sus guerras y barbarie entre razas, pero ahora debemos, pues han aprendido a intrometerse con un cierto poder que no es para el hombre, para decirlo por su nombre: con la energía atómica. Nuestros emisarios ya han entregado mensajes a los poderes de su mundo, y sin embargo, ellos no hacen caso. Ahora usted ha sido elegido para testificar aquí que nuestro mundo sí existe. Verá, nuestra cultura y ciencia está muchos miles de años adelantada a la de su raza, Admirante." Yo interrumpí, "¿pero qué tiene esto que ver conmigo, Señor?

Los ojos del maestro parecían penetrar profundamente en mi mente, y después de estudiarme unos pocos momentos respondió. "Su raza ahora ha alcanzado un punto sin retorno, porque hay aquellos entre ustedes quienes destruirían su propio mundo en vez de renunciar a su poder tal como lo conocen..."

Yo asentí, y el Maestro continuó, "En 1945 y después, tratamos de contactar a su raza, pero nuestros esfuerzos se enfrentaron con hostilidad. Dispararon sobre nuestros Flugelrads, sí, sus aviones de combate hasta los persiguieron con malicia y animosidad. Entonces, ahora le digo, hijo mío, hay una gran tormenta preparándose en su mundo, una furia negra que no se gastará por muchos años. No habrá respuesta de sus ejércitos, no habrá seguridad en su ciencia. Podrá continuar hasta pisotear cada flor en su cultura y que todas las cosas humanas se nivelen en un vasto caos."

"Su Guerra reciente fue sólo un preludio de lo que está por venir en su raza. Nosotros aquí lo vemos más claramente con cada hora... ¿usted dice que me equivoco?

"No", yo respondí, "ocurrió antes, cuando vino el Oscurantismo y duró por más de quinientos años." "Si, hijo mío," respondió el Maestro, "El Oscurantismo que vendrá ahora para su raza cubrirá la Tierra como una mortaja, pero yo creo que algunos de su raza vivirán a través de la tormenta. Mas allá de eso, no puedo decir. Vemos a una gran distancia un nuevo mundo removiéndose entre las ruinas de su raza, buscando sus perdidos y legendarios tesoros, y estarán allí, hijo mío, a salvos guardados por nosotros. Cuando ese tiempo llegue, volveremos otra vez para revivir su cultura y su raza.

Tal vez, para ese entonces, habrán aprendido la futilidad de la guerra y su contienda... y después de ese momento, cierta parte de su cultura y ciencia regresará para que su raza comience de nuevo. Usted, hijo mío, ha de regresar a la superficie con este mensaje..."

Con esas palabras de cierre, nuestra reunión parecía estar en su fin. Yo me quedé parado como en un sueño... pero, sin embargo, yo sabía que esto era la realidad, y por alguna extraña razón, me incliné apenas, ya sea por respeto o humildad, no sé cuál.

De repente, me di cuenta que los dos hermosos anfitriones que me habían traído aquí estaban otra vez a mi lado. "Por aquí, Almirante," me hizo señas. Yo giré una vez más antes de salir y miré hacia atrás al Maestro. Una sonrisa gentil se dibujaba en su delicado y anciano rostro. "Adiós, hijo mío," dijo, y luego con una hermosa y delgada mano, hizo un movimiento de paz y nuestra reunión realmente terminó.

Rápidamente, caminamos de regreso a través de la gran puerta de la cámara del Maestro y una vez más entramos en el ascensor. La puerta se deslizó silenciosamente hacia abajo y una vez más estábamos yendo hacia arriba. Uno de mis anfitriones habló nuevamente, "Debemos ahora apurarnos, Almirante, ya que el Maestro no desea demorarlo más en su itinerario y debe regresar con este mensaje para su raza."

Extracto de: A Flight to the Land Beyond the North Pole; The Missing Diary of Admiral Richard E. Byrd. 

Por: Dianne Robbins

 

 

 

Volver a página principal de www.argemto.com.ar
La mayor recopilacion de profecias sobre el pasado, presente y futuro de paises y el mundo, temas relacionados, ciencias, políticas, alquimia.

 

FOTOGRAFÍAS RELACIONADAS
"Una imagen vale mas que mil palabras"

Vista del polo sur , como se puede ver a las himagenes de satelite se le cubre el polo artificialmente.

 

Fotografia del Almirante Birds

 

Entrada al centro de la tierra desde el polo norte

 

 

 

Simms, empresario que siguió impulsando la teoria de la tierra hueca. 

  

Foto de Jupiter (NASA) se puede ver que el polo tambien esta tapado artificialmente.

 

 

 

 

Free counter and web stats